1

08 oct El rostro de la generosidad – Primero la buena

¡Buenos días! Como nos gusta buscar noticias y encontrar personas como esta.

Este chico indio se da cuenta de que puede ayudar a sus vecinos y no duda un instante en hacerlo. Con su voluntad y esfuerzo ha conseguido hacer más fácil el día a día de estos niños. Personas como Eshan son las que nos hacen creer y seguir adelante.

“Si no haces que la vida de alguien sea mejor, estás desperdiciando tu tiempo”

 


 

GOOD NEWS

 


 

Eshan Balbale es un joven indio que construyó un puente peatonal en un barrio pobre de Bombay después de darse cuenta de que las condiciones en las cuales se cruzaba, eran inhumanas e insalubres.

“Ayudar no es solamente una ley de deber, sino también una ley de felicidad”

 

Los habitantes de este barrio acuden cada día para cruzar el canal por el que fluye el agua residual. La mayoría se veían obligados a caminar en medio de los desperdicios, siendo los más afectados los niños del sector quienes deben cruzar el río de aguas negras para llegar a su escuela. Después de ver las condiciones que estos niños tenían que hacer frente, Eshan Balbale decidió construir un puente de 1.20 metros de ancho y 30 metros de largo hecho enteramente de bambú.

El proyecto fue iniciado el 20 de agosto del mes pasado. “Hasta el mes pasado, los niños tuvieron que cruzar a través de un río maloliente con el fin de llegar a la escuela,” dijo Balbale. También añadió que cruzar el riachuelo produce enfermedades e infecciones de la piel, la malaria, el dengue y otras enfermedades. “Me sentí muy mal cuando vi a los niños atravesar el lodo repugnante”.

Buendiario-puente-india.Eshan-

“Nadie es inútil mientras pueda aliviar un poco la carga a sus semejantes”

 

Balbale explicó que no recibió ayuda del gobierno y tuvo que hacerlo todo con la ayuda de su ONG Nirbhay Yuva Pratishthan. Según el joven, el proyecto tomó ocho días y el mayor obstáculo fue asegurarse de que el puente pudiera contener cerca de 50 personas al mismo tiempo.

La ciudad india de Bombay es uno de los centros económicos más grandes de un país calificado de “emergente”, pero que al margen de su horizonte próspero, tiene otra realidad. Investigaciones indican que mientras la mitad de la población puede acceder a un servicio como la telefonía móvil, el resto no dispone de satisfacciones sanitarias elementales. Más de un millón de habitantes viven en barrios periféricos donde la pobreza extrema es común, afortunadamente personas como Balbale tienen los ojos puestos en las comunidades más necesitadas.

 Noticia extraída de: Buendiario.com

Primero la buena, tengo una noticia buena y otra mala, ¿cuál primero? ¡Lo tenemos claro! Una sección de noticias buenas. Estamos cansados de telediarios repletos de malas.

#SONRI3

Sin Comentarios

Deja un comentario